Cuerpo y Casa

Es bien sabido que cada uno de nosotros influimos en nuestro entorno, y claro está, al revés también pasa, nuestro entorno influye en nosotros. Puede ser de manera más o menos consciente pero pasa.

¿te has visto alguna vez en esta situación?…este desorden me pone de los nervios. ¿verdad que sí? Estamos en la causa-efecto.

Tal como nos ha reflexionado el psicoanalista francés, Alberto Eiguer, sobre lo que él llama el «inconsciente de la casa». Donde nosotros influimos sobre ella y viceversa. Es un movimiento bidireccional de gran valor para utilizarlo en beneficio propio.

También demuestra un estudio realizado en la Universidad de Bath (Reino Unido) que El ambiente modifica nuestra personalidad y la capacidad de tomar decisiones.

Hay un sinfín de estudios al respecto que promueven el bienestar corporal a través de la decoración de espacio del lugar. Y en esta ocasión nos queremos enfocar con el significado según el Feng-Shui,

La puerta y la entrada: se relaciona con la boca. Es desde ahí que “entra alimento” y se crea energía, así que: ¿está disponible para que fluya la energía?

Las ventanas: se corresponden a los ojos. Lo que vemos y cómo lo vemos. ¿Qué veo desde ellas? ¿están limpios los cristales? ¿Están cubiertos de alguna ropa? Todo esto me va a dar pistas de cómo “veo” las cosas.

El cuarto de baño: tiene que ver con los intestinos y la evacuación. Observa qué ves: ¿Está muy lleno de cosas? ¿Respiran los elementos que hay? ¿Es bonito? ¿Huele bien? Esto nos habla de cómo funciona mi intestino, en cómo asimilo y expulso de mi cuerpo lo que ingiero. También habla de mi relación con las cosas materiales que me vale en mi casa. ¿Retienes o sueltas?

La cocina: tiene que ver con mi estómago y mi proceso digestivo. Según esté tu cocina verás la correspondencia: si está desorganizada, o presenta un orden “creativo”, todo eso me da información sobre cómo asimilo yo mis circunstancias.

El dormitorio: tiene que ver con mis relaciones más personales, no sólo sentimentales, también con mi entorno y conmigo. ¿qué información te da?

El salón: tiene que ver con cómo disfruto de mi vida: de mis relaciones sociales, amigos, en qué invierto mi tiempo y cómo lo vivo. ¿Es cómodo? ¿acogedor? ¿invita al descanso y al ocio?

En casa tenemos mucha información con la que reflexionar.

¿De dónde nacen las ganas por transformar o cambiar un espacio? De nuestro cuerpo, que es el motor de la relación con nuestra Casa.

La casa es nuestra segunda piel, por ello, es interesante dedicarle tiempo a ver qué nos encontramos. Las paredes no hablan, pero susurran. Nos dicen quiénes somos ahora y lo que deseamos ser más adelante.

¿Qué dicen tus paredes?

¡¡Buen paseo por vuestra cuerpo-casa!! Tú mismo te lo agradecerás.

Comparte el post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on facebook
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Artículos recientes

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies